Tejidos sostenibles para un armario más ecológico

La moda es tan fascinante como compleja. Conocer qué tejidos sostenibles existen, nos ayudará a averiguar la calidad de las prendas en materia medioambiental. Los materiales textiles de la ropa pueden suponer un impacto positivo o negativo en nuestro entorno, pero ¿sabemos distinguirlos?

Hemos seleccionado 7 tejidos sostenibles que nos ayudarán a elegir con más acierto y de forma consciente el tipo de prendas que queremos guardar en nuestro armario.

  • Algodón orgánico: La cuarta parte de los pesticidas utilizados provienen de las producciones de algodón convencional. El algodón orgánico se cultiva sin químicos ni sintéticos valiéndose de técnicas naturales y de componentes biodegradables.
  • Bambú: Es una planta muy resistente y altamente renovable. El tejido que se deriva de él es muy transpirable. No debe confundirse con el Rayón de Bambú, que utiliza gran cantidad de productos químicos en su proceso productivo.

Tejidos sostenibles

    • Cáñamo: Es rápidamente renovable, crece sin abono y no necesita pesticidas. Para su producción se utiliza muy poca agua y el crecimiento de la planta es muy rápido. El tejido que se deriva del cáñamo es 5 veces más resistente que el algodón y es un aislante térmico de alto nivel.  Sin duda, por sus cualidades, es uno de los tejidos sostenibles más responsables con el medio.
    • Poliéster reciclado: Es una fibra química que se extrae del PET (botellas de plástico reciclado). Su producción emite un 75% menos de contaminación que el poliéster virgen. El proceso requiere mucha menos energía que el convencional y además reutiliza los materiales y elimina basura del entorno. Este material reciclado no pierde su calidad inicial. Es cierto que este tipo de poliéster contiene partículas tóxicas como el antimonio, pero la investigación textil aplicada está consiguiendo reducir las sustancias contaminantes del material.
    • Seda de soja: Es una fibra obtenida de los desechos de la industria alimenticia que fabrica productos de soja. Sus fibras son 100% biodegradables y altamente renovables. Su tejido es ligero, brillante, suave. Ideal para el verano por ser muy transpirable.
    • Tencel: es un material que ya podemos ver en las grandes compañías textiles. Esta fibra se extrae de la pulpa de la madera y es un material 100% biodegradable. Utiliza menos componentes químicos que el poliéster o que otro material sustitutivo.
    • Lana orgánica: es la que se deriva de las prácticas agrícolas sostenibles que no utilizan tratamientos químicos ni tóxicos en el pelo del animal. Además, es un material reciclable y biodegradable.

Aparte de los tejidos, ¡no podemos olvidarnos de los tintes! Los tintes naturales son aquellos que se extraen de la naturaleza: bayas, hongos, hojas… Y que no se mezclan con componentes químicos en su aplicación. Cumplen la función de teñir las fibras sin desprender agentes contaminantes a la atmósfera.

Con este pequeño aporte y ayudándote de la etiqueta de la prenda, podrás detectar cuáles son los materiales o los tejidos sostenibles que componen la ropa. Y también conocerás su grado de sostenibilidad para ir reorientando tus compras. Recuerda que puedes hacer un pequeño repaso por nuestros valores sostenibles.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *